A lo largo de su vida este artista se vio afectado por su pobreza, golpes del destino, excesos de drogas y enfermedades graves. Gracias a su arte apenas pudo pagar el alquiler y las necesidades mínimas de supervivencia. Hoy en día, el artista Amedeo Modigliani, oriundo de Livorno que murió en 1920 con tan sólo 35 años, es uno de los artistas más codiciados de la historia, cuyos cuadros alcanzan un valor de más de cientos de millones.

Con motivo del centenario de su muerte, el museo Albertina de Viena rinde homenaje a Amedeo Modigliani (1884 – 1920) con una espectacular retrospectiva que incluye unas 130 obras de arte procedentes de tres continentes. Originalmente previsto para el año de su aniversario en 2020, la exposición se pospuso debido a su gran importancia y por causa de la pandemia. Este fascinante y poderoso artista se mostrará por primera vez en la capital de Austria. La exposición reúne importantes obras procedentes de los más prestigiosos museos y de colecciones privadas, desde los Estados Unidos hasta Singapur, pasando por el Reino Unido hasta Rusia, incluyendo el enorme legajo procedente del Museo Picasso de París y de la Colección de Jonas Netter, el cual había sido uno de los más grandes mecenas de Modigliani a lo largo de su vida. La muestra ubicará al artista dentro de un círculo único de pintores de vanguardia.

La vida de Modigliani, el pintor y escultor que fracasó a temprana edad, difícilmente puede ser superada en dramatismo: Ya a la edad de once años, Modigliani sufrió de una grave pleuresía. A la edad de 14 años, en 1898, ha caído enfermo de fiebre tifoidea, una enfermedad que se consideraba mortal en aquella época. Más tarde sufrió una tuberculosis crónica que acabó con la vida de este joven de tan sólo 35 años. Dos días después, su prometida, Jeanne Hébuterne, embarazada de ocho meses, se quitó la vida.

17 de septiembre de 2021 al 9 de enero de 2022

 © Foto: Albertina